La frase “Prueba y Error” de uso popular, representa la estrategia a seguir en un contexto complejo o de incertidumbre. Lo adoptamos cuando no podemos predecir el resultado de nuestras acciones. El “error” evidencia una situación indeseable y nos invita a probar acciones distintas.

Sin embargo, hay algo con la frase “Prueba y Error” que no me convence. Particularmente con la palabra “Error”. Ese mensaje que te tira la computadora por la cabeza cuando menos lo esperas y genera frustración.


El error llega para demostrarnos que lo que pensábamos que era de una manera, no lo es. Que nos equivocamos. Resulta fácil centrar la atención en el Error. Podemos buscar culpables, convertirlo en una excusa y si no aprendemos, podemos también caer en el mismo error una y otra vez. El error tiene una connotación negativa. El error no implica aprender.

Aprender significa ampliar nuestra capacidad de acción para lograr lo que antes no nos era posible. Aprender tiene connotación positiva. Aprender es un logro. Hay algo para celebrar.

Para aprender es fundamental cometer errores. Pero ese paso, del error al aprendizaje, no es trivial. Requiere adoptar una actitud positiva, consciente y responsable. Por ello, debemos acentuar el aprendizaje y no el error.

Propongo entonces usar la frase “Prueba y Aprendizaje“.

Prueba y Aprendizaje, invita a considerar el proceso de experimentación científica, conocido como el Ciclo de Deming o PDCA (1-Plan, 2-Do, 3-Check, 4-Act), que podríamos traducir en este contexto como: 1) Tengo una hipótesis, 2) Actúo de acuerdo a ella, 3) Verifico los resultados obtenidos 4) Aprendo en base a ello para ajustar mi estrategia.

Ciclo de Deming PDCA

De esta manera, con Prueba y Aprendizaje, no hay resultados equivocados. Solo resultados de experimentos que nos acercan al logro de objetivos.

Este concepto es central para la Agilidad Organizacional: La capacidad de adaptarse en función de los aprendizajes. En palabras de Peter Senge: “Organizaciones que Aprenden”.

Nadie quiere fallar, lo que queremos es tener éxito temprano. Entonces no pongamos el foco en el error, sino en el aprendizaje.

Para crear contextos de Organizaciones que Aprenden, Comencemos aprovechando el poder del lenguaje a nuestro favor. En organizaciones donde el error sigue siendo castigado, “Prueba y Aprendizaje” puede generar más confianza que “Prueba y Error”.

Damián Buonamico

Twitter: @dbuo

¿Te gustó este artículo? no te pierdas los próximos. Suscríbete y recibelos en tu de E-mail. No enviaremos spam.

Categorías: cultura

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *